Últimas Noticias
  • No items

No te lo puedo creer

Clausura 2012: Boca Jrs. 4 – 5 Independiente

En un Clásico infartarte Boca e Independiente protagonizaron un verdadero partidazo en la Bombonera. Fue 5-4 para los de Avellaneda que se lo llevaron en el final ante un rival lo sobró y pecó en no dar nunca el golpe de O.K. Boca cortó el último invicto que poseía de 33 partidos sin caer por torneos locales.

BUENOS AIRES – Hay cosas en la vida que jamás podremos creer y, para los de Boca, lo que sucedió anoche en la Bombonera entre los de Falcioni e Independiente será una de ellas. Por su componente emocional, pasional, dramático y vibrante el Clásico del domingo difícilmente se olvide tanto para los del Rojo como para los hinchas de Boca más allá del resultado, el partido fue histórico. Hace años no se vivía un Boca – Independiente como el de ayer, los últimos años, el Derby, ha tenido un claro dominador (los números no mienten) Boca ha sabido llevárselos prácticamente todos casi que, trotando supo dar vuelta el historial contra el Diablo. Hace mucho los de Avellaneda no sabían lo que era gozar ante el rival de Copas.

Sinceramente fue un partido muy extraño. Cambios de resultados, abundante goles, errores de arqueros, escasa solidez defensiva en ambos cuadros y cuando eso pasa, posiblemente, la ofensiva fue efectiva, aunque en Boca ninguno de los cuatro goles fueron de delanteros. Antes del minuto de juego, por una descoordinación entre Schiavi y Caruzzo, se la dejaron servida a Vidal para poner en ventaja al Rojo, gol de vestuario, ya ganaba Independiente 0-1. Seis minutos después un tiro libre cercano al arco de Boca, Orión quiso adelantársele al tiro de Ferreyra y resultó ser un error garrafal ya que el disparó fue a contra pierna, gol de arquero, la visita inesperadamente ganaba 0-2. Luego de una serie de rebotes en el área de los forasteros en el intentó de Schiavi por tirar al arco del juvenil Rodríguez, le salió un pase a Roncaglia que colocó el 1-2 a los 12’ de la etapa inicial. Ya había tres goles en menos de un cuarto de hora, Boca parecía acercarse el empate hasta que a los 32’ Farías comenzaba a vestirse de verdugo y de cabeza ganándole en la marca a Caruzzo estampaba el 1-3. Y antes del descanso Riquelme se encargó de poner el 2-3.

Cuando amanecía el complemento tras un tiro libre de Román el cabezazo de Silva chocó en el palo derecho de Rodríguez y fue, otra vez, Roncaglia quien se encargó de poner todo como al principio, empate3 a 3. A esas alturas de vivía un choque no apto para cardiacos en la Bombonera, Boca era mejor, el Rojo se olvidó de atacar. Por eso a los 29’ en una excelente jugaba colectiva que culminó en la cabeza de Ledesma e hizo delirar a toda la Ribera, el Xeneize ganaba merecidamente 4-3. Los de Falcioni se relajaron, controlaban el partido y monopolizaban el esférico, Independiente no hacía dañó y parecía entregado, claro, parecía. Ya que a los 43’ y 48’ Farías dejó perplejos a propios y extraños y selló el 4-5 final y memorable en la Bombonera. Nadie lo podía creer, una cosa de locos.

Da bronca porque daba la sensación que era una vez más Boca quien protagonizaba otra hazaña en nuestro mítico recinto, de esas que estamos acostumbrados a vivir, pero esta vez fue el antagonista quien se llevó el film. El Xeneize puso fin a 33 partidos invictos por torneos locales ante el mismo rival que por allá en el ’99 hizo lo mismo ante el team de Bianchi cuando era de 40 el récord. Tras la derrota, Boca ya no es el líder del Clausura y bajó hasta el tercer puesto con 10 puntos, donde comanda Tigre con 13 unidades. A pesar de la derrota, se valora el esfuerzo, sacrificio y ganas de sacar adelante la tarea más con garra que fútbol en un match donde el local fue superior. De todos modos, morimos con las botas puestas.

Twitter: @juarezriquelme

Dejá tu comentario

About The Author

Related posts