Últimas Noticias
Curiosidades de Boca Juniors

Boca campeón la vuelta en el Monumental
En el campeonato del ’44, 26 de noviembre, se enfrentaban en el estadio Monumental Boca Juniors, que jugaba como local, y Racing en la última fecha del torneo. El partido lo ganó el conjunto xeneize por 3 a 0 y se consagró campeón por segundo año consecutivo. Esta fue la vez que pudo dar la vuelta olímpica en la cancha de su rival más tradicional.

Cuatro goles en un tiempo
El debut de Carlos García Cambón fue seguramente el más auspicioso de cualquier jugador con la camiseta azul y oro. García Cambón fue uno de los refuerzos del equipo para el Metropolitano del ’74, y en la primera fecha se enfrentaban en la Bombonera los dos equipos más importantes de la Argentina. En aquel encuentro García Cambón marcó cuatro goles (tres en un tiempo) y se guardó en el bolsillo a toda la parcialidad boquense.

Datos Curiosos en SuperClasicos
El brasileño Paulo Valentim tuvo un duelo especial con Amadeo Carrizo. En siete partidos le hizo 10 goles, convirtiéndose en el máximo goleador xeneize en el clásico. “De los demás olvídese. Usted sólo hágale goles a River”, fue la orden de Alberto J. Armando cuando lo trajo a Boca. Y el negro cumplió: en su primer clásico le metió dos a Amadeo. Fue en 1960.
Curiosos son los casos de Hugo Curioni y Carlos García Cambón. Poseen dos marcas difíciles de igualar: uno convirtió goles en seis clásicos consecutivos y el otro, en su debut en febrero de 1974, le marcó cuatro al Pato Fillol.
En los últimos veinte años, sobresale Diego Maradona. Su mejor año fue 1981, cuando le hizo cinco goles en cuatro enfrentamientos. En su regreso bajó el promedio. Y el verdugo de la última década fue Manteca Martínez, con cuatro goles desde aquel en el Apertura 92.

Diegooo, Diegoooo. Debutó en los clásicos dejando su estela inigualable. Fue el 10 de abril de 1981, Boca ganó 3 a 0 y Diego Armando Maradona realizó una jugada mágica e irrespetuosa nada menos que ante Fillol: lo desparramó con un amague y también dejó gateando a Tarantini para tocar al gol. Convirtió cinco tantos en siete partidos y culminó su magnífica carrera justamente ante River, el 25 de octubre de 1997. Ese día, el Diez estuvo en la cancha sólo 45 minutos y no sobresalió, pero Boca ganó 2 a 1 y él se despidió con una de sus frases: “A los de River se les cayó la bombacha”.